• +34 902 24 02 34

Expertos en gestión de viajes de negocios

  • +34 902 24 02 34

Expertos en gestión de viajes de negocios

El dramático impacto del COVID-19 en los aeropuertos, en cifras.

Los datos globales del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) han revelado que el tráfico mundial de pasajeros disminuyó un -94,4% año tras año sin precedentes en abril como resultado de la pandemia de coronavirus. Esto siguió a una caída ya dramática de un -55,9% en marzo, lo que representa la peor reducción del número de pasajeros en la historia de la industria de la aviación.

Frente a estas pérdidas, los aeropuertos en algunas regiones ahora se están embarcando en los primeros pasos para reiniciar las operaciones y hacer planes para una recuperación sostenida a largo plazo.

“Abril fue devastador para la industria de la aviación, ya que los viajes aéreos globales casi se detuvieron por completo, después que los gobiernos nacionales tomaron decisiones unilaterales para implementar durante la segunda semana estrictos confinamientos, a fin de contener el brote de COVID-19, afectando en gran medida el movimiento de pasajeros”, ha afirmado el director general de ACI, Luis Felipe de Oliveira.

Los mercados internacionales y nacionales mundiales registraron caídas sin precedentes que cayeron un -98.9% y -90.7%, respectivamente (ver tabla).

El promedio móvil de 12 meses para el segmento internacional se registró en -11.4% y el sector doméstico en -11.1%. Todos los principales mercados regionales registraron caídas superiores al -95% en el tráfico de pasajeros, excepto Asia-Pacífico, donde el segmento doméstico comenzó a mostrar un signo frágil de recuperación. 

A nivel mundial, Asia-Pacífico registró una disminución de -87,7% en comparación con el año pasado. El tráfico internacional de pasajeros casi se detuvo y todas las regiones registraron un descenso superior al -98%.

Los mercados nacionales de pasajeros también se vieron gravemente afectados por la crisis en curso. Norteamérica, el segundo mercado interno más grande del mundo, fue golpeado fuertemente con una pérdida de -95% de su volumen de tráfico.

Por el contrario, el inicio de una recuperación en el mercado interno chino, así como en otros países como Australia, ayudó a Asia-Pacífico a registrar el descenso más bajo, pero aún muy significativo de -81,0% en abril en comparación con el año anterior.